viernes, 27 de septiembre de 2013

· croquetas de risotto ·

Entre las cosas que no tienen sentido, en mi lista rankea alto recalentar un risotto. Después de haberlo cuidado para que esté al dente, de haberle dado amor y dedicación, calentar lo que sobra me resulta -por lo menos- cuestionable. ¿Qué hacer, entonces, cuando sobra una porción? Croquetas, por supuesto.

Lo sé: regreso al blog con una recetrucha. Bueno, ya va a mejorar. Por lo pronto hoy me sobró risotto y tenía tiempo, así que hice la foto y vuelvo a publicar.


  • Mezclar un plato de risotto frío con una yema y armar bolitas, todas del mismo tamaño. Para esto yo uso una cuchara de helado pequeña.
  • Pasarlas por harina común cubriendo bien toda la superficie y eliminar el excedente.
  • Calentar abundante aceite en una sartén profunda a fuego bajo.
  • Freír las croquetas por tandas para no bajar mucho la temperatura del aceite.
  • Escurrir sobre papel absorbente.
  • Servir calientes, acompañadas de un dip liviano.

Hay gente que arma las croquetas como si fueran milanesas, pasándolas por harina, huevo y pan rallado. De esa forma resultan más crocantes, pero para mi gusto el exceso de pan es completamente innecesario.




Nota: por un tiempo no voy a poder subir las recipe cards para descargar :(

1 comentario:

  1. amé! tengo rissotto de zucccccchini de hace unos días y no me dan ganas de calentarlo y destruirlo.



    Kpa!

    ResponderEliminar